jueves, 26 de septiembre de 2019

La Junta Pro mercado de Villamayor, germen de la Entidad Local (Ábside 2016)


Hace unos cien años, en el Villamayor pujante de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, un grupo de inquietos vecinos unieron sus fuerzas para formar la Junta Pro mercado. La formación de esta asociación ha sido prácticamente olvidada en la memoria colectiva de los villamayorinos, en este artículo vamos a tratar de recuperarla, gracias a la aparición de una documentación[1] inédita que nos aporta datos sobre este movimiento vecinal. 

Como su nombre indica con claridad la Junta Pro mercado nació con la intención de que se celebrase un mercado de forma regular en nuestra parroquia, dado que dicha actividad reportaría beneficios a los negocios locales. Una vez logrado este objetivo que dio lugar a su creación se propusieron nuevas metas que culminaron en el reconocimiento de Villamayor como Entidad Local Menor.
Según consta en las actas comprendidas entre diciembre de 1924 y febrero de 1925 la Junta estaba compuesta por diez miembros: Como presidente aparece Joaquín Arena acompañado de Ignacio Alonso, Nicanor Toraño, Antonio González, Sacramento Alonso, Modesto Montoto, Fernando García, Luís Escandón, Sabino Noriega e Ildemaro Arena. Destaca entre ellos la figura de nuestro querido fotógrafo Montoto, que como veremos desarrolló un importante papel dentro de ella.

Desconocemos la fecha de formación de la Junta, pero si nos consta que la consecución de un mercado para Villamayor fue un anhelo del que tenemos noticia ya en 1914, en esta fecha el periódico el Noroeste pública que: “el mercado de Villamayor ya era un hecho”, a pesar de esta afirmación su celebración estaba lejos de conseguirse.

Miembros de la Junta Promercado
En 1922 los miembros de la Junta vuelven a la carga proponiendo la instauración de una feria anual, pero no sería hasta 1924 cuando se hizo efectivo este sueño, en enero de este año se reúne la Junta en la escuela de Villamayor para dar el impulso definitivo al mercado villamayorino. Este largo proceso culmina el 20 de junio de 1924, coincidiendo con la celebración de las fiestas del Corpus, tiene lugar el primer mercado de Villamayor que prolongaría su vida hasta la Guerra Civil. 

El mercado se celebraba los viernes de cada semana e impulsaba actividades paralelas para atraer a más gente, porque esta cita semanal suponía una dinamización económica para la parroquia. Se otorgaban premios a los participantes con la idea de fidelizar e incentivar la asistencia al mercado.

Lo más normal es que la Junta Pro mercado una vez conseguido su objetivo se hubiera disuelto pero aún sus miembros tenían otros objetivos que alcanzar en beneficio de la parroquia, el más importante la obtención de un estatus propio para Villamayor. El cuatro de diciembre de 1924 se reúnen para exponer las dificultades que habrían de afrontar para la constitución de Parroquia Rural, un proceso que con toda probabilidad ya habían iniciado anteriormente. 

En el Estatuto Municipal de 1924, aprobado a nivel estatal, ya se menciona el término Entidad Local Menor que comprendía “anejos, parroquias, aldeas, lugares, caseríos y poblados” que dentro de un Municipio y constituyendo núcleo separado de edificaciones, formasen conjunto de personas y bienes con derechos peculiares y colectivos diferenciados de los generales de aquél. Se concedió a estas E.L.M. (Entidad Local Menor), personalidad jurídica diferente del Municipio en que se integraban.

La Ley Municipal de 1935 define: “Son E.L.M., las aldeas, anteiglesias, parroquias, lugares, anejos o agregados barrios y caseríos que forman núcleos separados de población y son parte integrante de sus municipios con territorio propio y administración especial de sus peculiares derechos e intereses colectivos”.

Los obstáculos a los que se enfrentó la Junta fueron múltiples, entre ellos la oposición frontal del Ayuntamiento de Infiesto a que Villamayor tuviese este estatus, para sortear estas dificultades deciden coger el toro por los cuernos y realizar gestiones al más alto nivel en Madrid. En la reunión celebrada por los “juntistas” se propuso que Modesto Montoto se desplazase a la capital del Estado para entrevistarse con el Director General de Administración Local, que era el autor del nuevo Estatuto, que mejor persona que él para buscar asesoramiento con el fin de conseguir el nuevo reconocimiento jurídico para la parroquia. La Junta se reúne de nuevo al día siguiente para que Montoto viaje a Madrid como su representante.

El 14 de septiembre de 1924 se celebra una nueva reunión de la Junta en la cual Montoto relata sus gestiones en Madrid, Modesto dice que visitó la Dirección General de Administración Local para tratar “asuntos de la constitución de la Entidad Menor Local”, y además aprovecho su viaje para pasarse por el Ministerio de Hacienda para solicitar que el recaudador de contribuciones fuese a Villamayor a cobrar, suponemos que con la intención de evitar engorrosos desplazamientos a los vecinos para hacer efectivos los pagos a las arcas del Estado. Montoto culminó su gira en la Corte visitando el Ministerio de Fomento, en este caso para pedir información sobre la solicitud efectuada para la creación de una estación pomológica en Villamayor, nunca un viaje fue de tanto provecho, eso sí el bueno de Montoto no tuvo respiro durante su periplo.

La información recabada por Modesto Montoto fue muy útil a la hora de argumentar la solicitud para la obtención del título de Entidad Local Menor, de nuevo Modesto debe emprender viaje, esta vez a un lugar mucho más cercano, hacia Oviedo. El fin de este desplazamiento fue la contratación de los servicios de un letrado para que confeccionase la solicitud formal par a la constitución de Villamayor en Entidad Local Menor, una vez redactado el documento este debía ser firmado por los vecinos de la parroquia para presentarlo en el Ayuntamiento de Infiesto.

El 16 de diciembre de 1924 la Junta se reunió para estudiar el documento redactado por el abogado ovetense, que debía de ser presentado en Infiesto. También se trató la cuantía de los gastos derivados de los viajes realizados por Montoto para realizar estas gestiones, la cifra fue de 250 pesetas de la época, se acuerda abonar esta cantidad al famoso fotógrafo villamayorino, el cual fue felicitado unánimemente por los asistentes que se mostraron muy satisfechos con sus gestiones.

Documento de la Junta
El siguiente paso hacia el objetivo marcado fue conseguir las firmas de los vecinos de la parroquia que avalaran la solicitud que se pretendía presentar en Infiesto, para ello se dividen el espacio geográfico de la siguiente manera: Antrialgo, Antonio González y Nicanor Toraño; Mones, Ignacio Alonso e Ildemaro Arena; Pesquerín, Sacramento Alonso y Sabino Noriega; Torín, Fernando García; Melarde, Joaquín Arena, recogiéndose las últimas las de Villamayor, la fecha límite para su recogida se fijó el 18 de diciembre.

La siguiente reunión que nos consta se produjo en febrero de 1925, curiosamente en las actas constatamos un cambio de denominación “Comisión Promercado y mejoras de Villamayor”, como vemos a través de este cambio de denominación se da fe de sus múltiples intereses. El tema principal de la reunión es la negativa reiterada del Ayuntamiento de Infiesto a la concesión del título de Entidad Local Menor a Villamayor, se debe esperar a la notificación de la denegación y presentar un escrito pidiendo la revocación de la denegación, y si por esta vía no acceden deberán acudir a lo contencioso y administrativo en contra del acuerdo tomado por el Ayuntamiento de Infiesto, de nuevo se encomendó a Montoto hacer gestiones para desbloquear la situación. Modesto cogió de nuevo las maletas para desplazarse a la Coruña, su objetivo era recabar el apoyo del Capitán General de la mencionada plaza, Bernardo Álvarez del Manzano pidiéndole su apoyo para las peticiones que pensaba llevar a cabo en Madrid, siendo el propio Montoto el que posteriormente viaje a Madrid con vistas de solucionar el problema que se planteaba y aprovechar para impulsar la entidad pomológica y una nueva petición, la llegada del teléfono a Villamayor.

Finalmente el conflicto se resuelve con una sentencia favorable a la creación de la Entidad Local Menor de Villamayor, esta aprobación hizo que los primeros cargos se nombrasen el 16 de diciembre de 1925.

Como hemos visto la Junta Pro mercado excedió con mucho su primigenio objetivo, considerando metas más ambiciosas durante su funcionamiento. Debemos encuadrar estos movimientos durante el periodo más pujante desde la Edad Media en nuestra parroquia, lo que podríamos definir como segunda Edad de Oro, en la que se juntaron los capitales americanos con el impulso dado por una serie de ciudadanos preocupados por el progreso de Villamayor.

José Antonio Longo Marina




[1] Tengo que agradecer el acceso a esta documentación a Juan Bielsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os agradezco cualquier comentario o sugerencia