sábado, 4 de junio de 2016

Villamayor necesita...

Publicaba el Progreso de Asturias hace unos años, en el margen del archivo que he recibido gentileza de Daniel Cueli Canto está anotado el año 1953, un reportaje gráfico sobre Villamayor con una doble intención mostrar imágenes de Villamayor a los que viven lejos de él y de paso reclamar una serie de mejoras necesarias para la parroquia. Estas fotografías y el escrito estaban a cargo del alcalde de la Entidad Menor en ese momento Carlos Sánchez.

Las fotos debido a que son del periódico de la época y han soportado dos escaneos tienen muy mala calidad pero como documento histórico no tienen precio.
En el texto se dice que muchos de los villamayorinos en Cuba, México y “otras naciones de América Hispana” sentirán nostalgia de su pueblo en cuanto vean las fotos.
El alcalde esperaba que a través de remover los sentimientos de estos emigrantes colaboren
económicamente en la mejora de la tierra que los vio nacer. Esta petición la plantea claramente con nombre y apellidos:
“La Entidad Local Menor, que preside ahora Carlos Sánchez Alonso, el popular “Alsacar” hace un llamamiento a todos los hijos de Villamayor, dispersos en el mundo y espera que tengan un recuerdo emocionado para el pueblo que los vio nacer,  Tienen la palabra pues, los Villamayorinos residentes en la Habana como, Juan Marina Valdés, Víctor Arena, José Arena (El Chovelu), Alfonso Marina Toraño, Antonio Miranda, Antero González, Sacramento Marina Valdés, Gustavo García Artidiello, Manuel  Llerandi Vallejo, Jesús Matas Pérez, Agustín Fernández Fernández, Jose María Llerandi Vallejo, y tantos otros cuyos nombres se escapan a mi memoria.” 

Como vemos Carlos Sánchez retrata con nombres y apellidos a estos “americanos”, por si alguno no se da por aludido.

Alsacar (seudónimo de Carlos Sánchez)dice que las casas necesitan arreglos, y algunos barrios necesitan ser adecentados, de cara a los que nos visitan y a los que viven en ellos. El alcalde se muestra sensible a la buena imagen que pueda llevar el visitante, el cual puede dejar sus dineros en la parroquia, un antecedente del turismo que hoy en día constituye el motor de la economía asturiana.
Más concretamente habla de abordar la limpieza de la maleza que afea caminos y espacios públicos, a su vez es consciente de que es necesaria una mejora y ampliación de los caminos que requieren los nuevos medios de transporte.

Otro punto era el relativo al abastecimiento de agua, concretamente para el lavadero público facilitado así la dura labor del lavado de la ropa a las usuarias. También relacionado con el agua se hacía necesaria la construcción de un abrevadero público  en el Valledal y por último recuperar la fuente de Carúa, encauzar el arroyo que abastece a los molinos (al fin de evitar desbordamientos) y encauzar el arroyo que abastece La Llera para el riego de los árboles.

Después reclama una marquesina par la estación del tren para que las inclemencias del tiempo no hagan mella en los pasajeros.

Ya por entonces preocupaba la situación de nuestro resto arqueológico más emblemático, el Ábside de Villamayor, pidiendo que se encargue de su restauración el Patronato Arqueológico teniendo en cuenta que es Monumento Nacional.  Alsacar dice sobre el Ábside: “Esta reliquia nos habla de los siglos que han ido pasando por nuestra villa, y como un símbolo de este pasado debemos conservarla y mirarla…”.


Otra fijación del alcalde era la obtención de una Sección de Párvulos para el pueblo “la niñez es la esperanza del futuro”. Y muestra una inquietud de carácter social respecto a la Enseñanza, ya que solicita se les suministren a los niños más pobres guardapolvos blancos para asistir a clase de manera decente.

El paseo de Villamayor necesitaba arreglos como la sustitución de bancos y reparación de los muros que lo circundan y la construcción de aceras para poder recorrer el pueblo con comodidad.

En fin todo un programa de reformas de lo más ambicioso con la intención de mejorar Villamayor, como remacha en el párrafo final del artículo: “Si hacemos esto, y logramos la traída de aguas y un alumbrado público eficiente – cosas que no son imposibles con un poco de esfuerzo y buena voluntad de todos – habremos logrado que Villamayor sea el autentico vergel que apetecemos. Aquí estamos dispuestos a comenzar la labor. Depende de todos el que esta se lleve a adelante.”

GALERÍA DE FOTOS





















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os agradezco cualquier comentario o sugerencia