viernes, 18 de julio de 2014

El cierre del Chupa Chups

Logo contra el cierre
Esta es la segunda parte de la historia del Chupa Chups, la más triste, la de su cierre definitivo dejando en la calle a cientos de trabajadores y golpeando duramente a la parroquia de Villamayor. Sirva esta exposición de los hechos ocurridos hasta su cierre como reconocimiento a los que trabajaron en el pasado y los que lucharon en el presente por evitar que nos robasen algo tan nuestro como el Chupa Chups.

En 1994 el dueño de Chupa Chups decía lo siguiente: "La localidad dónde nació el Chupa Chups no puede dejar de fabricarlo", amargas palabras escuchadas a día de hoy. El 3 de julio de 2007, fallecido Bernart, la familia vendió la compañía a la multinacional holandesa Perfetti Vanmelle, ambas empresas aseguraron por escrito que Chupa Chups mantendría sus principales instalaciones de producción en España.

Xavier Bernart
Uno de los hijos, y sucesor al frente de la empresa, de Enric Bernart, Xavier Bernart Serra dijo sobre la fusión: "Una excelente oportunidad para sus empleados y para el futuro de sus centros industriales".

Lo que pasó después los conocemos todos la fábrica cerro dejando sin empleo a sus trabajadores y apagando la vida de Villamayor. Como dice el refrán las palabras se las lleva el viento.
La nueva España del 3 de junio de 2010 publicaba el siguiente texto: "La clausura de la planta en la que hace cincuenta y tres años nació el Chupa Chups anunciada por la empresa para el 1 de septiembre ha caído como una bomba en el concejo".

A pesar de los privilegios que se le dieron a la fábrica como la modificación del Plan General para poder ampliar la fábrica y de recibir varias ayudas regionales, junto con dinero de los Fondos Mineros, cerraron sin devolver un duro, un euro diríamos ahora, ni preocuparse por las consecuencias socio-económicas que produjo el cierre de la planta villamayorina. La venta de la empresa a una multinacional italo-holandesa en 2007 no auguraba nada bueno, ya anunciado por la construcción de una nueva fábrica en Barcelona
Nueva factoria de Chupa Chups. Foto: JALM

El desastre comienzó con la llegada a la dirección en 1985 y a la presidencia en 1999 de los hijos de Bernart. En 1991 el cambio generacional acelero el declive que culminó en 2002 con una pérdida de 18 millones de euros debido a una política expansiva fallida que se materializo abriendo fábricas en China, Rusia y Méjico

Entre 2002-2010 tenía la empresa unas pérdidas de 133 millones de euros y una caída en la facturación del 69%.

Esta fallida expansión junto con la liquidación de otro negocio ruinoso de los Bernart, seguros Iberia cuya liquidación costo 36 millones de euros a la familia en 1997, hizo que los Bernart contrataran un directivo externo que consiguió bajar la deuda de 100 a 25 millones. Pero la familia decidió vender la empresa a la multinacional italo-holandesa que pago a sus propietarios entre 400 y 440 millones de euros y los nuevos dueños comenzaron una segunda fase de ajustes y cierres.

Los nuevos propietarios a través del directivo Ubaldo Troldi dijeron lo siguiente, mientras se colocaba la primera piedra de la fábrica catalana el 12 de noviembre de 2007: "...que la nueva instalación (la de Barcelona) junto con la fábrica de Villamayor, en Asturias, forma parte de la decisión del grupo de mantener el plan de expansión en España".
Concentración contra el cierre del Chupa Chups. Foto LNE

Tres años más tarde decían lo siguiente: "Chupa Chups ha decidido el cierre en Villamayor para adecuar la capacidad productiva a la demanda del mercado global, lo que ha obligado a la compañía a racionalizar su estructura industrial en España..."

Como dato interesante que los actuales propietarios de la multinacional, en su parte italiana, residen en Suiza, y cuentan en su multinacional con 12.000 trabajadores de los que el 73% están en Asia y el 9% en América, esta información invita a la reflexión ¿verdad?.

En el momento del cierre Chupa Chups tenía unos 300 trabajadores de los que 121 eran fijos, si sumamos las empresas auxiliares superarían los 400 empleados afectados.

El 21 de enero de 2011 se cierran definitivamente las puertas de Chupa Chups en Villamayor, el último turno en salir compuesto por 63 empleados abandona entre lagrimas de dolor e impotencia el motor de la parroquia durante más de medio siglo. 


Las fotos de la amarga despedida de la fábrica del Chupa Chups

Pero que nadie se olvide que el Chupa Chups no existiría sin Villamayor y que los Bernart deben parte de su desahogada posición a esta pequeña parroquia.

Como apunte final la familia Bernart, según la revista Forbes, tenía una fortuna de 1.748,95 millones de euros siendo el tercer patrimonio de España superados solamente por el dueño de Zara y los hermanos March.



GALERÍA HOMENAJE A LAS TRABAJADORAS Y LOS TRABAJADORES DE CHUPA CHUPS

Foto: blogxuanxoxé
Foto: El Comercio

Foto: La Nueva España

Foto: El Comercio
Foto: La Nueva España

Foto: El Comercio

Foto: La Nueva España
Foto: El Desván










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os agradezco cualquier comentario o sugerencia