sábado, 5 de julio de 2014

El Chupa Chups se inventó en Villamayor


"Cuando hace aire todo el pueblo huele a caramelo" Francisco Llerandi Rojo en el pregón de las fiestas de Villamayor de 2010.
Antigua publicidad de Chupa Chups

Con esta bonita frase comenzaba el pregón del año 2010. preludio al inminente cierre de la factoría en dónde se creó el famoso caramelo. Una historia dolorosa y reciente, pero que debe hacer sentir orgullosos a los villamayorinos tanto por ser los creadores de la golosina como por la lucha titánica llevada a cabo para salvar la fábrica. En esta ocasión trataremos solo la parte más amable, su creación y como alcanzo la fama mundial un producto fabricado en nuestro pequeño gran pueblo.

Enric Bernart Fontlladosa nació el 20 de octubre de 1923 en el seno de una familia barcelonesa de confiteros, aunque no fue el inventor del Chupa Chups, se dice que fue un confitero, si que supo aprovechar la técnicas modernas de marketing y distribución, junto con un atractivo diseño para dar fama mundial a esta golosina esférica con palo.

Enric Bernart
Bernart estudio Comercio y compatibilizó sus estudios con el trabajo en la empresa láctea catalana Masanes i Grau , famosa por sus quesos en porciones MG, en la que llegaría a ser administrativo. Más tarde en 1950 se independiza y emprende su primer proyecto empresarial Productos Bernart especializado en la producción de peladillas. En estos años se casó con Nuria Serra Roig con la que tuvo cinco hijos.

Corría el año 1954 cuando uno de los propietarios de su anterior empresa, Domingo Massanes, le propone asumir la dirección y gerencia de la empresa Granja Asturias con sede en Villamayor. Granja Asturias era propiedad de un indiano piloñes, Manuel Granda Joglar que era de Sevares, este había emigrado a Méjico pero la muerte de su padre le hizo regresar para hacerse cargo del negocio familiar, una tienda de Ultramarinos. Manuel era un hombre inquieto e impulso diversos negocios, en 1929 pone en marcha una empresa láctea en Sevares con socios catalanes, entre ellos el mencionado Massanes i Grau, la Rilsa actual Nestlé y 1940 con sus socios catalanes decide fundar la Granja Asturias en Villamayor para producir dulces, caramelos y sidra. La Granja Asturias siguió ampliando su cartera de productos y entrados los años 50 entra en crisis, Manuel pide ayuda a sus socios catalanes para reflotarla.

Caramelos Colibrí. Foto: La Piedriquina

Estas fueron las circunstancias que hicieron que Bernart recalara en Villamayor. A su llegada el catalán se encuentra con una empresa que fabrica nada más y nada menos que 200 productos (dulces, jaleas, sidra espumosa...) además de su producto estrella las pastillas de café Colibrí. Contaba Granja Asturias con cinco vendedores que recorrían Asturias, Cantabria y Lugo, en definitiva era una empresa con muchas líneas de producción pero series muy cortas de fabricación, "quien mucho abarca poco aprieta".

Una vez evaluado el problema Bernart propone especializarse en un único producto "novedoso" y "atractivo", pero el señor Granda no veía clara la propuesta y siguieron las perdidas en la empresa. A pesar de las dificultades en 1958 se lanza un caramelo esférico con palo y se reduce la cartera de productos. En 1960 la Granja Asturias empieza a enderezar sus números y Bernart se hace con el 50% de la empresa y el año siguiente se afronta la modernización de la factoría con una ampliación del capital que posibilita a Bernart hacerse con el resto de la empresa.
Fábrica Granja Asturias / Chupa Chups

Interior de las instalaciones Granja Asturias / Chupa Chups

El origen del nombre de Chupa Chups es también curioso, ya que en un principio se llamaba solamente Chups, viene dado por una cuña publicitaria emitida en la radio que decía "Chupa, chupa, chupa Chups", entonces los niños pedían en los puntos de venta Chupa Chups rebautizando el producto.

En el año 1962 ya solo se hacen Chupa Chups en la fábrica, quedando este nombre como el de la factoría. Comienza aquí una estrategia agresiva de marketing y venta, un flota de Seat 600 recorren el país para extender el producto abasteciendo a unos 300.000 puntos de venta y más tarde se acabaría convirtiéndose en una multinacional.

Otro punto novedoso fue la adopción de una imagen corporativa diseñada por el artista Salvador Dalí, con el que contacto Bernart a través de un amigo en común. En 1969 Dalí diseña el logotipo inspirado en la forma de una margarita con colores vivos que atrajeran la atención de los niños, la margarita está diseñada de tal forma que una vez envuelto el caramelo siempre está visible el logo.
Salvador Dalí junto a su diseño

La modernización de la factoría llevo a la automatización de los procesos de producción, diseñando su propia maquinaria. Era el momento culmínate de esta genial idea lanzada en Villamayor por un confitero catalán, en 1967 abre la segunda factoría en San Esteve de Sesrovires (Barcelona), este mismo año abre una filial en Perpiñan (Francia) y en 1969 se pone en marcha la primera fábrica en el extranjero Bayona (Francia).

Fábrica nueva de Chupa Chups
En 1994 entra en servicio la nueva y moderna planta de Chupa Chups en Villamayor que producía entre 3 y 4 millones de unidades diarias que exportaba a Europa, Asia e Hispanoamérica. En 2003 Villamayor absorbió la producción de la fábrica de Bayona en Francia.

Lo ocurrido posteriormente lo trataremos en otro artículo, hasta aquí la parte amble de la historia que como veremos otro día no tuvo un final feliz.

2 comentarios:

  1. La foto que pones de las instalaciones de Granja Asturias es de las casas de las familias de los trabajadores de ARCOA.
    La fabrica estaba al otro lado de la carretera.
    Graciad

    ResponderEliminar
  2. El error en las fotos de la fábrica Granja Asturias y posteriormente Chupa Chups ha sido subsanado, gracias por vuestra colaboración.

    ResponderEliminar

Os agradezco cualquier comentario o sugerencia