sábado, 28 de junio de 2014

El chalet de Emilio Lozana

Chalet de Emilio Lozana
De nuevo tenemos el placer de publicar otro artículo de Armando Rodríguez Rodriguez. Como todos sabéis sus escritos son historia viva de nuestra parroquia y su prosa es amena, convirtiendo su lectura en una delicia. Reitero mi agradecimiento a María Victoria Rodríguez, su hija, que nos hace de intermediaria.

Texto: Armando Rodríguez Rodríguez 

Don Emilio Lozana Cepa era hijo de doña Rita Cepa que vivía en el palacio La Estrada, en Sevares, y estaba casado con doña Carmen Rojo Fabián, la cual era sobrina de don Rafael Fabián. Tuvieron 4 hijos, Luis, Rafael (Falo), Carmen Luisa y Emilín, que nació unos cuantos años más tarde que su hermana, cuando ésta ya era adolescente.

Nombro a don Rafael Fabián porque tenía casa señorial en Villamayor, de la que en otra ocasión hablaremos.

El chalet de la familia Lozana fue construido a finales de los años 20 del siglo pasado, y está situado frente al que siempre llamamos el Paseo, en la margen izquierda de la carretera de Santander a Oviedo.

La parte izquierda del edificio tiene en su planta baja la entrada de servicio, donde están la cocina, la despensa, la antecocina y los dormitorios de los servidores domésticos. En el resto de esta planta, a la que se accede por el frente con escaleras y porche, están el comedor y un gran salón. No tuve acceso a otras estancias, pero recuerdo haber pasado muy buenos ratos en la torre de la parte alta, donde con mi amigo Luis jugábamos y veíamos películas proyectadas con una cámara que les habían traído de Puerto Rico, donde tenían familiares. De esa procedencia eran también una carabina de aire comprimido cuya cámara se cargaba con una palanca como la de los antiguos rifles, y una bicicleta con frenos de tambor accionados por varillas metálicas, así como la primera grabadora de discos que ha habido en Asturias.

Como en Villamayor no había abastecimiento público de agua, don Emilio hizo un depósito en una fuente en un prado de Rodiles y desde allí la llevaba a su casa.
Alfo Sánchez y Armando Rodríguez en la pista de tenis

Ya después de varios años construyeron una pista de tenis, de cemento, en la parte que lindaba con el pasillo que había desde la calle hasta la bolera cubierta de El Café. Desde ese pasillo veíamos los partidos de tenis que allí jugaban la familia Lozana Rojo y algunos de sus familiares, ninguno de los cuales tenía habilidades tenísticas, hasta el punto de que en una ocasión que tuvieron de invitado a un señor italiano, como no eran capaces de devolverle ni un solo saque, el invitado tuvo que renunciar a su depurado estilo y hacer los saques en voleas parabólicas.

En la época que Villamayor, durante la guerra civil, estuvo en poder de los republicanos, el chalet fue ocupado por socialistas y comunistas que establecieron allí la residencia política y militar de los leales al gobierno republicano. Allí estuvo de cocinera Amanda Rojo que no tenía nada que ver con la propietaria del chalet, pues era una de los muchos hijos del muy conocido y apreciado “el Montesín”.


En esa época veraniega estaban en la cárcel que se había establecido en la iglesia del pueblo los sospechosos de apoyar el alzamiento del general Franco, y entre ellos estaban los hermanos Sarandeses, de Madrid, a quienes les pilló veraneando en Villamayor invitados por sus amigos los hermanos Montoto Arias. Uno de estos Sarandeses era militar, y los milicianos le sacaban de la prisión para que les enseñase la instrucción, utilizando para ello la pista de tenis de la casa de don Emilio Lozana, y una vez acabada la enseñanza del día le reintegraban a la cárcel.

Durante la guerra civil la familia Lozana Rojo vivió en León; después, y una vez hechas algunas reparaciones en su casa de Villamayor, volvieron a instalarse en ella aunque no de forma permanente, pues pasaban largas temporadas en Madrid, en un piso de su propiedad situado en el paseo de la Castellana próximo a la plaza de Colón.



Adolfo Sánchez, Luís Muñiz y Armando Rodríguez. Entrada de coches del chalet Lozana




2 comentarios:

Os agradezco cualquier comentario o sugerencia